sábado, diciembre 17, 2005

CARTA ABIERTA A MI HIJ@ QUE SIGUE NADANDO

“Me quedo con aquellos que eligen sus caminos.
(que eligen bien o mal)
me quedo con aquellos que aun conservan
la añeja y prodigiosa facultad de optar .
Descarto a todos esos que permiten
que en nombre del capricho colectivo
decidan sus destinos.
Elijo a los que eligen.”

(Marciano Durán)



Yo no creo que seas mejor que otr@s niñ@s sólo porque hayas elegido nadar.
Es más… estoy seguro de que tampoco eres peor que ningun@ por esa misma razón.
En todo caso, lo que te hace mejor es el haber optado.
Manejar con tanta naturalidad esa facultad extraordinaria que no usamos hasta el final de nuestra adolescencia o hasta que somos adultos… eso es estupendo.
Es realmente envidiable que hayas podido elegir a tan corta edad.
Nosotros que somos de la generación que empezó mil cosas y terminó cincuenta, que se subió a miles de ómnibus antes de tomar el que nos traería a este lugar, que inventamos los test vocacionales, estudiantes de todo y maestros de poco, nosotros valoramos especialmente esa facultad de optar que has usado.
Por eso cuidamos tanto cada minuto de tu vida, porque has invertido mucho para tan pocos años.
Han quedado muchas cosas por el camino a cambio de tantos metros en el agua.
Han quedado bailes y salidas, tragos y cigarros, trasnoches y diversión.
Por eso estamos orgullosos de tu opción, porque no ha sido una elección fácil y por eso mismo estamos dispuestos a defenderla con uñas y dientes. Por que el mundo que soñamos no se merece ninguna renuncia de tu parte (te hablo de un mundo que estamos convencidos será mejor si lo construyen personas que hayan optado por el deporte)
No para pasarte nuestra carga, no para pedirte que hagas nada en nuestro nombre, nada que nosotros no hayamos hecho, simplemente para que sigas usando la facultad de optar, aunque la opción incluya abandonar el deporte.
Eso sí, estaremos en primera línea para defender la inversión de tu tiempo, de tus horas y horas de entrenamiento. Para defender la inversión de nuestro tiempo, de nuestros viajes, de nuestras levantadas a la madrugada para llevarte a entrenar y de nuestros “entrenamientos” desde la tribuna. Para defender el tiempo invertido por tus profesores, y el tiempo invertido por el estado, es decir... todos los demás.
Por ese tiempo que ahora ya es de todos, defenderemos cada día tu opción.
¿Te acordás que el otro día vimos en la tele que las tortugas recién están a salvo de los depredadores cuando llegan al agua? ¿Te acordás que muy poquitas son atrapadas cuando llegan a las olas?
Por eso defenderemos con uñas y dientes tu opción, porque estamos convencidos de que a los mercaderes de la muerte, a los que trafican con droga y con vida, les costará mucho atraparte si te mantienes en el agua.
Y estaremos atentos a cualquier renuncia, a tus cansancios y a tus aflojes; sin obligarte a nada, sin obligarte a nadar, sin empujarte al agua, respetando tus opciones, pero con la inequívoca esperanza de querer seguir viéndote en el agua.
No son tus medallas las que nos mejoran, es la opción que has defendido.
No son tus derrotas las que nos duelen, nos duelen los niños que no han tenido la posibilidad de optar.
De eso estamos orgullosos, no de las medallas... las medallas son "la yapa".
Te queremos mucho.

Mamá y papá.

  • TU PUEDES OPINAR AQUÍ
  • 1 Comments:

    At 8:31 p. m., Anonymous Anónimo said...

    sencillamente, FELICITACIONES!!!

    De alguien que esta muy orgulloso

    de estos pequeños grandes DEPORTISTAS.

     

    Publicar un comentario

    << Home